cita-previa-clinica-dental-gallardo cita-previa-clinica-dental-gallardo

Prevención de maloclusiones - Clinica Ortodoncia Dr.Rafael Gallardo

Inicio Prevención de maloclusiones

 

1.- Consecuencias de pérdida de un diente

 

 

Las piezas dentarias guardan un equilibrio con los dientes adyacentes y piezas antagonistas, de forma que cuando alguna pieza está ausente (por pérdida de la misma, por retraso en la erupción…) ese equilibrio se rompe y las piezas contiguas tienden a ocupar ese espacio vacío, así como las piezas de la arcada antagonista tienden a sobre erupcionar; los resultados son una serie de movimientos e inclinaciones dentarias fáciles de prevenir si, antes de que ocurra, se preserva ese espacio con un mantenedor o reponiendo la pieza ausente.

 

 

 

2.- Prevención de hábitos nocivos

 

2.1.- Uso del chupete

Puede considerarse normal hasta la edad de 30 meses, más allá de ese tiempo prorrogar su uso originará una mordida abierta en dentición temporal;

Si el uso del chupete se prolonga más allá de los 5 años de edad, la mordida abierta que se habrá generado no se corregirá de forma espontánea aún habiendo cesado el uso del chupete, necesitando entonces una corrección a través de aparatología.

 

 

2.2.- Hábito de deglución atípica

Este hábito consiste en un patrón deglutorio infantil, que tras la erupción de los molares temporales no ha madurado hacia el patrón de deglución adulta.

El patrón de deglución infantil se caracteriza porque al tragar la posición mandibular se estabiliza introduciéndose la lengua entre ambas arcadas dentarias, lo cual origina y perpetúa la aparición de una maloclusión x mordida abierta.

El patrón de deglución adulta se caracteriza por una estabilización de la posición mandibular por la musculatura de cierre mandibular y la lengua apoya en la zona anterosuperior del paladar.

Cuando se detecta la presencia de un patrón de deglución infantil, es muy importante junto a la corrección de la maloclusión trabajar en su rehabilitación y apoyarse en el logopeda para conseguir una adecuada estabilidad en los resultados.

 

 

 

2.3.- Respiración oral

La presencia de una obstrucción en el paso aéreo a nivel de rinofaringe puede condicionar la existencia de un patrón respiratorio por la boca que favorecerá la aparición de características maloclusivas como la comprensión maxilar o la mordida abierta. Es por ello que se hace muy importante detectar estos patrones respiratorios durante la infancia y apoyarnos en otorrinos y logopedas para la correcdta normalización de las funciones respiratorias en estos años y, por ende, dotar al sistema estomatognático de unas ideales condiciones de desarrollo.

 

 

 

 

2.4.- Succión digital

 

El hábito de chuparse el dedo, muchas veces, consecuencia de la supresión del chupete, va a condicionar la probable aparición de una mordida abierta que se perpetúe incluso en la dentición permanente.

El proceso para erradicar este hábito pasa por 2 fases:

A) Que el niño tome conciencia que éste es un hábito nocivo

B) Cuando el niño muestre voluntad para eliminar este hábito, le ayudaremos con recordatorios a modo de “alarmas” que avisen que se está chupando el dedo de forma inconsciente. (Ejemplo: una tira de esparadrapo en el dedo que se succiona)