Tipos de maloclusión:

Clase I: La mordida es correcta, pero encontramos, o bien, una falta de espacio y apiñamiento de los dientes, o en caso contrario, un excesivo espaciamiento de la dentición con diastemas.

ClaseII: La dentición superior sobresale notablemente con respecto al inferior. Es necesario estudiar dónde radica el problema, en la parte superior o inferior. En la mayoría de los casos se debe a un problema de crecimiento de alguno de los maxilares, existiendo en estos casos una afectación estética de la cara.

Clase III: En este caso  los dientes inferiores tienden a ocluir por delante de los superiores, haciendo la mordida invertida. Normalmente este problema responde a una falta de crecimiento del maxilar superior o a un exceso de desarrollo de la mandíbula, existiendo afectación estética facial.

Mordida abierta: El paciente, al cerrar la boca, sólo contacta con los dientes posteriores, quedando entre los incisivo un espacio abierto. El problema debe ser estudiado detenidamente, ya que puede deberse a algún hábito nocivo o responder a un patrón de crecimiento alterado.

Sobremordida: Los incisivos superiores cubren casi por completo a los inferiores, mordiendo estos últimos sobre la encía del paladar, con el consiguiente trauma y pérdida de encía en esa zona. Esta maloclusión también provoca un “enjaulamiento” de la mandíbula, lo cual altera notablemente su normal desarrollo, pudiendo derivar en problemas más graves.

Mordida cruzada posterior: Como consecuencia de un paladar estrecho, las muelas superiores cruzan por dentro de las inferiores, lo que originará una falta de espacio en la parte superior y un desequilibrio mandibular que puede derivar en trastornos articulares y/o de músculos masticatorios.

Asimetría facial: Su origen puede ser una simple mordida cruzada no tratada a tiempo, o bien responder a otras causas. Requiere un estudio minucioso para redirigir el crecimiento de la cara y evitar el empeoramiento de la desviación, si ésta fuese progresiva.

Piezas dentarias retenidas: Es frecuente encontrar caninos superiores que no van a hacer erupción. En estos casos existen tratamientos efectivos que nos permitirán llevar esta importante pieza dentaria a la boca, evitando posibles problemas que se pueden derivar por permanecer estos dientes incluídos dentro de los maxilares.